La Calidad Y la Productividad No Tienen Fronteras

Sexualidad, juventud y sociedad
septiembre 21, 2015

LA CALIDAD Y LA PRODUCTIVIDAD NO TIENEN FRONTERAS

 Resumen:

Desde los inicios de la era industrial, ha existido un fenómeno que ha enfrentado a todos los países alrededor del mundo, en una lucha de poder a poder con la finalidad de aparecer como punteros en la escala internacional; es decir, ser considerados de los mejores a nivel internacional.

Esta lucha no se trata de enfrentamientos que lastimen las relaciones entre las naciones participantes en este certamen, sino de poner en práctica las habilidades que cada uno paseé, con la finalidad de ser partícipes de ese gran pastel que está a la disposición de todos y que se llama MERCADO.

En este contexto, hemos visto que los que más han participado de ese pastel, no han sido los más poderosos ni los más consentidos de las llamadas potencias mundiales, sino los que han tenido la valentía de someterse a una férrea disciplina  y se han decidido a poner en práctica sus mejores habilidades para ser productivos, razón que los ha llevado a ser considerados número uno del orbe.

Derivado de esa valentía y habilidad para competir, es que en la actualidad existen naciones de primero, segundo y tercer  mundo, pero aquí lo que llama la atención, es que muchas de esas naciones, no son ni los más grandes, ni los que más recursos tienen, ni los que tienen los mejores relieves que explotar. Son los que han sabido explotar su inteligencia para ser competitivos y todo a raíz de la alta calidad en lo que producen.

 PALABRAS CALVE: Calidad, Productividad, Competencia, Disciplina, Inteligencia, Mercado.

INTRODUCCION: Para hablar de calidad y productividad, no podemos dejar de hablar de educación, toda vez que hemos sido educados para aprender formas. Formas de proceder, de actuar, de comportarnos, de cómo obtener un buen historial, Etc., en general, formas de parecer, pero a 1000 años de que apareció la educación sistematizada, podemos decir sin temor a equivocarnos, que esta ha fracasado.

¿Por qué me atrevo a decir que la educación ha fracasado? Sencillamente porque los hechos no mienten y desafortunadamente tenemos personajes que han sido capacitados en las universidades comerciales más prestigiadas del mundo, y los tenemos en la cárcel; tenemos havarianos en la cárcel, ¡Qué barbaridad!, ¿Por qué ocurre? Sencillamente porque la mayoría de las universidades del mundo, se han dedicado a educar en las formas, más no en los fondos. Las formas de educar, pueden garantizar la habilidad para el desempeño, pero jamás la honradez y la ética. Y así, tenemos que el primer obstáculo para generar calidad y ser productivos, ha sido la educación y como buenos profesionistas, entenderemos que la falta de educación de fondo, nos ha llevado a tener el rezago productivo y de crecimiento que tenemos hoy en día, y que no es nada de lo que nos podamos sentir orgullosos.

Bien, con esta pequeña introducción, inicio con la disertación de la lista de factores, circunstancias, conductas y paradigmas que han contribuido a que nos etiqueten en la actualidad como naciones del tercer mundo. ¿Debe esto seguir siendo así?

Inicié hablando de la educación, y ciertamente es uno de los factores más importantes pero no el único, veamos:

1.- TRABAJO EN EQUIPO:

Los tercermundistas no hemos podido afianzarnos en la virtud del trabajo en equipo. Tenemos la herencia cultural de la individualidad absoluta. Pensamos como El Llanero Solitario, Rambo, Superman y personajes por el estilo. En la era moderna, no funciona el individualismo. Observemos a los japoneses, son unos veraderos maestros en el trabajo en equipo y por ello, son la potencia que son  hoy en día. Esta nación después de la Segunda Guerra Mundial, quedó devastada y tenían un ingreso percápita de 20 dólares anuales, además de una gran parte de su población muerta, lo que dificultaba aún más las cosas. Sin embrago, ellos tuvieron una gran cualidad o virtud, que los sacó del hoyo del que se pensaba sería imposible salir. Su gran humildad por aprender.

Con esa característica, fueron capaces de acercarse a las naciones poderosas y pedirles que les enseñaran a trabajar, a realizar lo que ellos hacían. Así por ejemplo, acudieron con los alemanes y se enseñaron a hacer cámaras, con los suizos a hacer relojes, con los estadounidenses a hacer coches y en el momento que se sentían capaces de hacer por sus cuenta lo que habían aprendido, regresaban a su país, desintegraban cada cosa que ya sabían hacer, la mejoraban y la sacaban al mercado con sus propias marcas y con una calidad que les fue dando una posición en el mercado de la que hoy se sienten orgullosos. Nosotros, no tenemos esa humildad que a ellos los caracteriza y tampoco tenemos la iniciativa para ser dueños de nuestras propias marcas, que son las que dejan dinero. Nos gusta ser maquiladores, pero de eso hablaremos después porque se trata de otro tema.

2.- SOMOS RENUENTES AL CAMBIO:

 Siempre nos hemos considerado un producto terminado. Somos de las culturas que creemos que al terminar una carrera universitaria, hemos terminado de estudiar y ese error, nos cuesta cada día más caro. Ciertamente, la educación formal, nos puede ayudar a hacer dinero, pero la autoeducación, puede hacernos millonarios. El hombre verdaderamente exitoso, nunca deja de aprender y siempre está en el camino hacia la mejora continua, por ello, si de casualidad nos consideramos producto terminado, ya estamos listos para que nos pongan en nuestro estuche de carnes frías; es decir, listos para el panteón. En la vida de una persona de éxito, el cambio debe ser una constante y siempre estar abierta al mismo.

El movimiento de la información nos obliga a no quedarnos dormidos, pues si lo hacemos, esta se habrá multiplicado y tendremos más dificultad para aprender lo que ocurrió mientras dormíamos.

Adaptarse al cambio nunca nos permitirá absolutizarnos. Esta característica pocas veces la advertimos, pero al no darnos cuenta, cuando acordamos, estamos a miles de años luz de las naciones con quienes competimos y es por eso que nos han rebasado y cada día estamos siendo de los coleros en la búsqueda del camino que nos lleve a la perfección, para ser considerados de primer mundo.

3.- HAGÁMONOS INDISPENSABLES:

 

No creemos necesario hacernos indispensables: La cultura de la especialización, es una ventaja, pues la información cada día es más imposible dominarla y si creemos que saber poco de todo es bueno, error; el ser poquiteros en el saber, también nos hace ser poquiteros en lo que producimos. Solo por mencionar algo, si nos dedicáramos a leer durante 12 horas diarias a una velocidad de una cuartilla por minuto, durante 34 años, apenas habríamos tenido la información del 10% del 1% de la biblioteca del congreso de los Estados Unidos; es decir, nada. Y así creemos que con lo que sabemos, nos deben respetar y rendirnos reverencia porque sabemos mucho. Soberbia. No nos hagamos ilusiones, es demasiada la información como para creer que podemos dominarla. Por ello la especialización es la que nos promete una garantía de ser productivos y además calificados con una alta calidad. El día que dejamos de ser indispensables, cualquiera nos puede substituir.

Pero también, entendamos que esto no sucede de la noche a la mañana, se requiere tiempo, pues es un proceso que se tiene que dar toda la vida. Nunca nos debemos olvidar de que la preparación continua se debe convertir en uno de nuestros hábitos diarios, pero no debe ser una característica que nos haga sentirnos únicos. Es verdad que es difícil cambiar patrones y paradigmas arraigados por muchos años, pero nada es imposible. Solo pongamos los pies en la tierra y aceptemos que no es como asistir a un curso o un congreso y ya estamos listos, o trasformados en nuevo ser. Esto se logra paso a paso.

4.-NO ESPEREMOS MOTIVACION PARA ENTRAR EN ACCION:

 

No sabemos vivir motivados: Siempre estamos esperando a que algo suceda para sentirnos motivados, esperamos a que la empresa nos motive con bonos, con cursos,  o aguardamos a que alguien nos motive con un relato interesante. Eso no funciona, debemos mantenernos auto motivados, pero para ello, hagamos lo que hacemos, con pasión. Solo el que vive apasionado de lo que hace, estará motivado para hacer cosas fuera de serie. De lo común, nadie se motiva. La pasión es el ingrediente de la automotivación, y si no sentimos pasión por lo que hacemos, cambiemos a la brevedad de actividad. De lo contrario, nos volveremos aburridos y empezaremos a nadar de muertito esperando a que el tiempo se pase para irnos del lugar que nos tiene enfadados. Eso le da en la torre a la calidad y ni hablemos de productividad.

Solo recordemos cuando nos enamoramos por primera vez, hasta las manos nos sudaban cuando casi se llegaba la hora de encontrar al ser querido. Eso nos hacía únicos, porque con esa pasión, nos atrevíamos a hacer cosas que no habíamos creído que sería posible que las hiciéramos y las hicimos. ¿Por qué no aplicamos esta misma receta en nuestra actividad diaria?

Si no somos felices en el lugar de trabajo o solo estamos ahí porque no tenemos otra opción, jamás seremos productivos y sacaremos nuestro trabajo solo para salir del paso. Así nunca tendremos resultados de calidad.

De acuerdo a estudios de la universidad de Harvard, el 87% de las personas que laboran para una compañía como empleados, hacen lo mínimo para mantenerse empleados en ella.

En la década de los 40s del  siglo pasado, Winston Churchill dijo: Si todos hacemos lo que tenemos que hacer y solo eso, en muy poco tiempo hundiremos al rey y nosotros no estamos aquí para hundirlo. Debemos hacer lo que nos corresponde y algo más. Las personas extraordinarias, son las que hacen la diferencia en toda empresa. Las comunes abundan, pero se requiere de algo extra para que la empresa, pase de ser una común, a una extraordinaria.

5.- ACTUEMOS DE MANERA INCOSCIENTE:

Nosotros, no llevamos hábitos de productividad a nuestro inconsciente colectivo. Instalémoslos ahí. Recordemos la primera vez que aprendimos a manejar, todo lo hacíamos conscientemente, pero después de que hemos aprendido, todo lo realizamos sin darnos cuenta. Platicamos con el de atrás, observamos los paisajes que están a nuestro paso, los comentamos y no advertimos cuando hacemos los cambios, no sabemos cómo conducimos hasta nuestro destino.

Volviendo a la cultura japonesa, el llevar todo a su inconsciente colectivo es una de sus características y es por eso, que son la raza más disciplinada de la tierra, pues su base de sobrevivencia, ha sido el instalar todos los hábitos que hacen a una persona diferente, en su inconsciente colectivo y así en la actualidad, no les cuesta trabajo ser puntuales, dar más de lo esperado, no tomar lo que no les pertenece, Etc., así, tenemos una nación libre de corrupción, que lógico los lleva a tener una productividad envidiable, no pierden tiempo, pues su puntualidad les permite hacer funcionar todo el engranaje de tal manera que nada se retrasa, su disciplina los lleva a cuidar al máximo los recursos con que cuentan, Etc. y así es como han llegado a ser considerados potencia mundial. ¿No nos da envidia?

Nosotros tenemos empresas paraestatales que pudieran ser consideradas de clase mundial, pero todos estos vicios no nos dejan avanzar. Por comentar algo, Disney, tiene la mitad de empleados que Pemex, y entonces porqué ellos cada año tienen utilidades que superan los 5000 MDD mientras que PEMEX cada año reporta pérdidas por miles de MDD? Ellos logran todo lo que hacen con un simple ratoncito y a nosotros nos meten zancadilla todas las ratas que se han desarrollado dentro de la empresa. ¡Qué vergüenza!!!

 

6.- ENTENDAMOS LA NECESIDAD DE DESAPRENDER, APRENER Y REAPRENDER:

 

No queremos someternos a un proceso de aprender,  desaprender y reaprender. Sin darnos cuenta, llegamos a un punto en el que hemos acumulado una serie de actitudes no muy sanas y la inercia normal de la marcha del negocio nos llevó hasta ahí. En ese proceso, adquirimos hábitos que se han convertido en vicios, formas de actuar que no contribuyen a mantener un buen nivel de crecimiento de la empresa, no nos damos tiempo para ver a nuestro alrededor los cambios que en la sociedad están ocurriendo y que nos obligan a que nosotros también cambiemos. Todo esto lo debemos borrar. Debemos hacer una reingeniería mental  e instalar en lugar de todos estos factores que nos frenen en nuestro crecimiento, todos aquellos que una era moderna nos exige. Para ser excelentes, no se requiere de una reingeniería industrial. Por ejemplo, saquemos de nuestra mente, esa idea de tener que hacer las cosas. Busquemos los motivos que nos hagan entender que queremos hacerlas. Es una diferencia abismal. Querer llegar a tiempo, querer ser productivos, querer colaborar con los compañeros, Etc.

Instalemos hábitos que garanticen la excelencia. Mientras tengamos en la mente que tenemos que hace las cosas, nada cambiará. Cuando encontremos el motivo por el qué querer hacer lo que hacemos, todo gira a nuestro favor. Reaprendamos lo que hicimos mal o que por lo menos no nos están ayudando a lograr nuestros objetivos.

Cuando entendamos esta máxima, nos daremos cuenta que somos modernos como la era que nos ha tocado vivir y por ende, la empresa se convierte en una empresa moderna y así la sociedad también llegará serlo.

7.- EN LA EMPRESA DE EXCELENCIA SE DAN TRES TIPOS DE SALARIO.

 

Toda empresa de excelencia, debe dar tres tipos de salario: El material o físico que todos conocemos, para adquirir talento, capacidad y todo aquello que nos garantice que el empleado que está llegando a la empresa, no será un estorbo para el crecimiento que estamos buscando; es decir, pagar las habilidades que tiene para que las ponga al servicio de la empresa para ser productiva. Vale la pena hacer notar, que aquí, debemos enriquecer lo que el trabajador trae, con la capacitación que le debemos dar. Está comprobado que toda empresa que tiene establecido un buen sistema de capacitación, será una empresa que muy pronto llegará a ser una empresa de excelencia. La capacitación a los trabajadores es la que alimenta el deseo de entregar todo a cambio de un salario.

Emocional o psíquico. Debemos saber reconocer a nuestros trabajadores y dejarles ver que son importantes en la empresa y hacerlos partícipes de los logros para que se sientan parte importante en ella. Por cultura, nos cuesta mucho trabajo reconocer a otros lo que hacen. Pensemos en el maestro que nunca quiso darnos el 10 aunque nos lo ganamos, los hijos que nunca reconocieron el esfuerzo que hizo su madre para llevarlos a ser adultos de bien. Todos queremos reconocerlos solo en la fiesta de fin de año con un pequeño detalle.

El reconocimiento debe ser a diario en cada momento en que el trabajador logró hacerlo bien y a la primera en su encomienda. La falta de reconociendo, frena el avance de la empresa hacia los objetivos. No olvidemos este punto tan importante. Todos los trabajadores tienen una enorme necesidad de reconociendo.

Espiritual. El salario espiritual, es el que despierta la pasión por lo que se hace. Debemos saber ser empáticos con nuestros trabajadores. Cuando esto lo logramos, ellos se sienten parte de la empresa y la cuidarán, se excederán en lo que se les encomiende, dejarán de hacer lo normal. Esto tiene que ver con el trato que les damos a los trabajadores y si recordamos un poquito, veamos cómo se cambia el comportamiento de un perro con el trato. El trato es póker de ases. Si el comportamiento de un animal se cambia con el trato, ¿Qué puede ocurrir con un ser humano? Platón decía, que el hombre, siempre está en busca de algo, por tanto, no olvidemos que si queremos ayudar a ese trabajador a encontrar lo que busca,  empecemos por el trato y será un trabajador excepcional. Alguna vez al mes o al año, vallamos a comer a la casa de nuestro trabajador aunque llevemos algo sencillo, pero eso lo hará sentirse importante e incluido en la empresa. Con detalles como este, difícilmente un trabajador actuará de mala fe en la empresa. Además, cuando esto ocurre, ellos se encargan de divulgarlo con los compañeros y llegará un momento en que todos estarán esperando a ser incluidos en ese club distinguido de trabajadores que serán los que saquen a la empresa de los más difíciles conflictos. Nosotros tenemos una mina de oro en los trabajadores, es nuestra responsabilidad saber explotarla. El trabajador es un diamante en bruto. ¿Qué queremos hacer de él? Nosotros tenemos la decisión.

8.- DEMOSTREMOS LO QUE SOMOS CON HECHOS.

 

Todo trabajador que no sea productivo, debe salir de la empresa. Puede tener los diplomas de las más prestigiadas universidades, haber tomado los cursos más codiciados, pero si en la empresa no es productivo, no nos sirve. En la actualidad, no se paga por hacer acto de presencia. Solo las empresas mediocres pagan sueldo fijo por no hacer nada. Las empresas de excelencia siempre pagarán en base a resultados.

Tampoco vale el que tengamos corazón de pollo y digamos que no lo podemos correr porque es el único sustento de la familia. Cuando él ingresó a la empresa, sabía perfectamente que debería trabajar para devengar lo que se le iba a pagar. Si ha llegado a un punto en que está haciendo que trabaja, es momento de hablar fuerte. Todo individuo dentro de la empresa debe desquitar lo que se lleva. De lo contrario, muy pronto la empresa será una empresa fantasma.

La labor de un administrador, es hacer de su gente, elementos productivos no importando sentimentalismos.

Recordemos solo por mencionar algo, como Steve Jobs, fue corrido de la empresa que él mismo fundó, porque sus procederes y actitudes en la empresa, ponían en riesgo su crecimiento. Al administrador no le tembló la mano, porque se trataba del creador de la empresa, su objetivo era hacerla productiva y por eso no se tentó corazón al echarlo afuera.

Este posteriormente regresó a la empresa y reconoció que efectivamente, fue una decisión inteligente el que se haya decido ponerlo fuera de la empresa, porque sus actitudes, hubieran provocado que la empresa desapareciera. Una vez reconoció su error, llevó a la empresa a ser la mejor en su tipo hasta hoy día.

9.-  LA ÉTICA EN LAS EMPRESAS DE CALIDAD:

 

Sin duda alguna, la raíz de la calidad, es la ética y es fácil entender porque es éste su origen, pues de lo contrario, nada de lo que se crea, perduraría.

Los productos líderes en el mercado, son los que han sido creados éticamente y si no, observemos el consultorio de un médico ético, siempre está lleno, sucede lo mismo con el de un arquitecto, un ingeniero, una contador, Etc. La ética produce dinero y mucho dinero.

Recordemos la pasada recesión en los estados unidos que afectó todas las economías del mundo, ¿Por qué razón los analistas políticos y financieros ya estaban poniendo en duda la ética que las universidades en ese país imparten en sus aulas a sus alumnos?, porque se supone que si los que se pusieron a dar créditos a todos cuantos solicitaban, sin importar antecedentes, ingresos, estabilidad en los trabajos, Etc., provenían de alguna de esas universidades y al llegar a la práctica sin ninguna ética, lo lógico era que se pensara que las universidades ya no imparten esa materia en sus planes de estudio.

Este concepto de la ética, es una de los factores que ponen entre dicho la educación de la que hablábamos al principio, pues todo ser humano que se prepara en las mejores universidades del mundo, pero que no tiene ética, acabará en la sombra de cualquiera  de los CERESOS  de nuestro país.

10.-  BUSCAR HACER CLIENTES DE POR VIDA:

 

Uno de los factores que afectan considerablemente la calidad y la productividad en una empresa en esta era moderna, es el tratar de buscar clientes para una temporada, para una meta a corta plazo, para un fin temporal. Eso ya pasó a la historia, ahora se busca dar servicios que nos garanticen, hacer clientes de por vida. ¿Y eso cómo se logra?,

Todos sabemos lo que ocasionan las sorpresas y en el servicio, la sorpresa es otro de los factores que genera dinero. Sorprendamos a nuestros clientes con nuestro servicio, dejemos de ser de los ordinarios. Al cliente debemos sorprenderlo con algo que nunca espera. Para esto, todos los miembros de la empresa, deben estar capacitados para ello. Un buen sistema de capacitación es lo que logra esto.

Por ejemplo, hablemos de Star Bucks, todos los empleados, están capacitados para detectar qué problema podemos tener, por el aspecto que mostramos al llegar. Así por ejemplo, si mostramos una cara de angustia, quien nos atiende puede preguntarnos, ¿Tiene usted mucha prisa?, Si es así, le atenderé lo más rápido que pueda para que no se le haga tarde. Cuando esto coincide, dice el cliente, –qué barbaridad, adivinaron mi estado de ánimo y por ese solo hecho, se convierte en un cliente cautivo para toda la vida.

En Disney al principio cuando todos llegamos, decimos, ¡Que caro está todo esto!!!, pero cuando nos atienden y nos ayudan a disfrutar de la estancia en las instalaciones hasta convertirla en una experiencia inolvidable, no nos importa el precio y desde luego, que nos olvidamos de precios y empezamos a planear para regresar de nuevo. Nos convertimos en clientes de por vida.

En los hoteles, al llegar, como siempre casualmente nos encontramos un empleado por alguna de las entradas y nos dice –Bienvenido, ¿Cuál es su nombre? José Luis, Pase Don José Luis le atiende mi compañero de la izquierda en el mostrador. Llegas al mostrador y: –¡Don José Luis, Bienvenido!!!, en ese momento piensas, caray, qué famosos soy. Lo que no advertimos, es que ese empleado que encontramos a la entrada, trae un lavalier que al preguntarnos nuestro nombre, lo recibe automáticamente el del mostrador y así, al llegar el cliente al mostrador, se entabla una conversación con mucha confianza, casi casi familiar y por consiente, elegimos asistir a ese hotel siempre que podamos. Esto nos da lugar a hablar del siguiente aspecto en la calidad y la productividad, que es la solidaridad corporativa y la velocidad en la atención a los clientes.

11.- APLIQUEMOS LA SOLIDARIDAD CORPORATIVA:

 

Hablar de solidaridad corporativa, es referirnos a lo que comúnmente decimos, traer la camiseta bien puesta. Por comentar algo, supongo que hemos escuchado a alguien de alguna empresa en donde llega una cliente y dice; –No me llegó mi pedido señorita, lo estuve esperando como me dijeron. ¿Qué dice la persona que nos atiende?, ay, estos %$·&/ªªª…. del almacén, son unos inútiles, nunca entienden. En el banco: No he recibido mi estado de cuenta. Ay estos …. de atención a clientes, solo les falta rebuznar. Y Así por el estilo.

La solidaridad corporativa, es: ¿Actuar cómo? Yo soy toda la empresa. No importa quién cometió el error, pero si el cliente se refiere a mí. ¿Qué hago?, Disculpe señor, voy averiguar qué pasó para que no se repita. Pero por lo pronto, en seguida le resuelvo su problema. No debo ventanear a nadie.

Posiblemente hubo algún inconveniente, pero le aseguro que no se repetirá, por ahora, dígame ¿qué puedo hacer para reparar el daño? ¿Gusta un cafecito mientras averiguo que ocurrió para solucionarlo de inmediato? ¿Acepta que su pedido lo lleve Yo mismo en éste momento para resarcir el daño que le hemos ocasionado?

Y así por el estilo, el sentirse parte de la empresa es lo que da lugar a la solidaridad corporativa y por ende, eso nos hará más productivos. No esperemos a que alguien que cometió el error aparezca para que lo corrija. Todos somos responsables de que la empresa marche bien y por tanto, nadie tenemos etiquetas de nombramiento para hacer que así sea. Todos podemos hacer de todo, los teléfonos sonando, la basura tirada, la luz prendida, Etc.

Por la razón que sea se quedaron varias tasas sobre un escritorio que por supuesto, no es su lugar y en ese momento pasa el contador, las toma y las lleva a su lugar si averiguar quién y porqué las dejó. Por éste hecho él no deja de ser el contador ni pierde su jerarquía. Ese era el momento de actuar y lo hizo, para bien de todos. No hacer como en las empresas mediocres, ¿Quién tiró esos papeles? Los del mostrador. Avísenles para que vengan inmediatamente a recogerlos y dígameles que aprendan. Que no sean marranos… Esta actitud nos afecta a todos. En las empresas de clase mundial, esto no debe existir.

Finalmente, recordemos que las empresas excelentes, no pretenden ser 100% mejores que los demás, sino 1% mejores en 100 cosas distintas todos los días.

12.- NADIE SE VA DE LA EMPRESA SIN SER ATENDIDO RÁPIDO Y BIEN: 

 

La vida actual, exige que todos nos propongamos no hacer esperar al cliente. Siempre debemos darle atención  lo más rápido que sea posible y de la mejor manera. De no hacerlo así, podemos perder al cliente o lo peor que se retire sin decirnos porqué se fue. Si nos avisa, tenemos una oportunidad de recuperarlo y tal vez convertirlo en cliente de por vida, pero cuando se retira sin decirnos porque se fue, lo hemos perdido para siempre.

En la actualidad, ni un solo cliente se debe ir sin ser atendido. Si esto ocurre, solo nos revela la mediocridad con que estamos desempeñando nuestro trabajo y por ende, tendremos una empresa mediocre o seremos parte de una de ella.

Cuando alcanzamos al excelencia, nos podemos dar el lujo de inventar errores para ganar clientes de por vida, pero primero debemos lograr la excelencia.

Por ejemplo, Escadem airlines, línea escocesa cuando logró la excelencia, al llegar uno de sus clientes al aeropuerto, se acerca un empleado de la aerolínea y le dice, –Qué pena pero su equipaje no llegó. Pero no se preocupe, para recompensar esta falla, queremos llevarlo a su hotel en una de nuestras limusinas, afuera lo espera una, ¿gusta pasar a tomarla?, con esto empieza a bajar el coraje, llega al hotel y encuentra una cajita de chocolates deliciosos con una disculpa, en un ratito más, tocan a la puerta, llegan con una botella de champaña y el cliente empieza a pensar, ¡Qué forma de resarcir los errores!!!. En dos horas más su equipaje ha llegado. ¿Qué piensa el cliente? En esta aerolínea viejo toda la vida. Todo derivado del invento de un error. ¿A caso no lo podremos hacer todos? Porsupuesto, pero para ello, primero debemos alcanzar la excelencia y ser una empresa de excelencia. Una empresa donde haya calidad y productividad.

Y esto aplica para el cliente externo e interno. No se diga con nuestros proveedores. La calidad empieza comprando calidad. Si compro basura, basura voy a generar.

13.- NUNCA TENEMOS TIEMPO PARA HACER BIEN LAS COSAS, PERO SIEMPRE HAY TIEMPO PARA REPETIRLAS CUANDO SE HACEN MAL.

 

¿Alguna vez nos hemos preguntado, de dónde sale el tiempo para reparar lo mal hecho? Pues de lo mismo que la empresa ha producido, o sobrecargando al personal con actividades innecesarias.

En las empresas de clase mundial, se prepara a los empleados para que todo lo que se haga, se haga bien y a la primera. No se vale que a la hora de presentar un proyecto, de entregar un pedido, de dar una resolución al cliente, nos demos cuenta de que se hizo mal. Preguntamos ¿Por qué se hizo mal?, es que la presión del tiempo me hizo equivocarme. Es que con la presión me estreso demasiado, es que, es que, es que Etc.

Las empresas de clase mundial no escatiman en la capacitación de su gente y por eso, hacen las cosas ben a la primera.

El repetir lo que ya hizo, solo nos hace perder oportunidad, crear un mal antecedente ante nuestros clientes, generar desconfianza que la competencia puede aprovechar. Hacer las cosas bien y a la primera, es objetivo primordial para tener empresas productivas y de calidad.

14.- LA ERA DE LA MODERNIDAD NOS EXIGE SER ADÓCRATAS

 

El ser adócratas, va de la mano con la solidaridad corporativa, pues la adocracia es lo opuesto de la burocracia. En una empresa donde se ha cultivado una cultura adócrata, todos tienen buena actitud, todos defienden la empresa, nadie se ventanea.

Todos están dispuestos a dar más de lo encomendado.

En la burocracia, todos están dispuestos a realizar lo menos que se pueda, solo para mantenerse en el lugar donde están.

En la empresa liderada por adócratas, a nadie le importa hacer más de lo esperado porque saben que cuando la empresa gana, ganan todos.

Por poner un ejemplo, podemos mencionar una vez más como empresas adócratas, a Star Bucks. Todos tiene la disposición de atender y de la mejor manera al cliente,  que se crea una sinergia que percibe al entrar. Star Bucks no es barato, pero siempre está lleno, por la calidad de sus servicios.

Si queremos mencionar un ejemplo de lo opuesto, podemos hablar del IMSS, un lugar en donde los pacientes si no se mueren de la enfermedad que llevan se mueren de la desesperación que los empleados se encargan de generarles. Y esto desde el de rango más bajo hasta el más alto.

No olvidemos, la adocracia es siempre dar más de lo esperado y es una enorme puerta a la productividad. Por ejemplo: ¿Sabemos a quién pertenece GATORADE?

Es una patente de la Universidad De Miami y fue creada porque sus investigadores todos unos adócratas, se pusieron las pilas y una de sus investigaciones dio lugar al famoso GATORADE. Una marca que está presente en todo el mundo que deja miles de millones de dólares en regalías a la universidad. Por eso es que tienen esos campus tan envidiables. ¿No será posible que ocurra lo mismo en México? Por supuesto, pero nosotros nos conformamos con exportar diariamente, millones de toneladas de materias primas, sin marca. ¿Quién se lleva el dinero?, Obvio, el dueño de la marca.

 

 

15.- EN NUESTROS TIEMPOS, DEBEMOS SER FABRICANTES DE ADICTOS AL ÉXITO.

 

De acuerdo a los estudios más recientes de las grandes universidades del mundo,  en donde se preparan a los genios que lideran a un sin número de naciones, no existe adicción que genere más beneplácito al ser humano, que la adicción al éxito.

Por cultura estamos educados para la mediocridad, pero  no estamos amarrados como para seguir permaneciendo en ella de por vida.

La creación de personajes adictos al éxito, empieza con el reconocimiento que hablábamos hace unos minutos.

En un seminario de productividad, el expositor hablaba de éste punto con verdadera pasión, y de repente de entre el público se levantó una mano para pedir la palabra y dice: Disculpe, pero si a los niños les damos reconociendo de todo, se les va a subir. Mira nada más de aberración.

Supongamos que uno de nosotros ha sido elegido para participar en las olimpiadas del próximo año en atletismo y para ello, nos preparamos al máximo, nos desvelamos, asistimos a todos los eventos conde me pueda poner a prueba y le pongo el corazón a todo lo que tenga que ver con ganar el día de la participación.

Llega ese día y con esa entrega que nos caracteriza, decidimos dejar todo pero finalmente llegamos a la meta en primer lugar. Nos sentimos orgullosos y lo presumimos con todo mundo, porque no es para menos. Pero llega la hora de la premiación y el juez dice: A ese joven, denle la medalla de segundo lugar, porque si le damos la de primer lugar, se le va a subir. Verdadera estupidez.

La fabricación de adictos al éxito, debería empezar en la familia, pero con la cultura mediocre que hemos venido arrastrando, ha quedado en el olvido. Ahora, ¿Por qué no ponerla en práctica en cada una de las empresas de excelencia? El trabajo es la segunda familia del trabajador y tengamos por seguro que tendrá los mismos efectos. Desafortunadamente muchos empresarios no se han dado cuenta de ello pero claro que esto es posible. De acuerdo a las investigaciones que ha hecho GALOP en sus estudios, el 95% de los seres humanos podemos ser genios, pero no nos damos la oportunidad de practicar. Siempre estamos metidos en una actividad en la que no queremos estar.

Es así que en el mundo, solo el 6% de la población son genios. ¡Qué envidia y que desperdicio!

CONCLUSIONES:

 

Como nos podemos dar cuenta, hablar de calidad y productividad, requiere de un congreso completo; sin embargo, he escogido algunos de los puntos más sobresalientes del tema para esta ocasión y solo pido a todos los que tengan la oportunidad, los pongan en práctica desde ahora y se regocijen con los resultados.

Está comprobado que todo conocimiento que no se pone en práctica en 72 horas, se olvida y se pierde. Deja de ser conocimiento valioso que aporte ventajas a la humanidad.

Creo que esto no será difícil, toda vez que si volteamos a la historia, todos los grandes personajes que han escrito la historia, han sido líderes y por tanto, todos tenemos la oportunidad de escribir la historia. No esperemos nada fuera de lo común para empezar a hacerlo, desde nuestras trincheras podemos provocar ese cambio que nuestra nación pide a gritos.

Todos tenemos necesidad de ser reconocidos en nuestros quehaceres, pero para ello, debemos ser productivos. Esa en la calve para la generación de la riqueza que todos buscamos. La riqueza se va a donde hay calidad, no importando que nación sea. Pero me gustaría que desde ahora trabajemos para que esa nación sea nuestro querido México. Ya es tiempo de hacer la diferencia, ya es tiempo de dejar la oportunidad al oriental, al europeo, al chino. Tenemos la capacidad, los recursos, las herramientas. Solo falta decidirnos a hacerlo.

No es cierto que la droga se la que nos frena, no en cierto que la delincuencia no nos deja avanzar, no es cierto que la corrupción nos está ahogando.

Lo que está ocasionando todo lo que vivimos hoy en día, es ese vacío existencial que nos hemos creado por dejar que a nuestro alrededor crezca todo lo que sea, porque a nosotros no nos importa. Hemos sido señalados como los culpables de las grandes desgracias ocasionadas por el narcotráfico, porque según los poderosos somos los productores de todo lo que gira alrededor de ello. Lo que verdaderamente ha ocurrido, es que no hemos sabido hacer valer nuestro poder con la preparación para decirle a esa potencia que nos señala como los malos de la película, que ese es un problema que ellos originan. Ellos la consumen y la distribuyen, pero nuestra voz no es escuchada porque no tenemos la preparación que nos respalde y que haga que nuestra palabra. La calidad y la productividad en lo que hacemos, acaba con todo ello, pero decidámonos a que así sea. Decidámonos a actuar para acabar con los líderes corruptos y ser nosotros los que hemos entendido el problema los líderes que lleves a nuestra nación a la cima. Líderes ejemplares, líderes de éxito, líderes que se quiten la camisa por su pueblo y se decidan a hacer valer nuestra preparación, nuestra ética, nuestro poder y todo lo que hace a una nación poderosa.

Solo para concluir, les quiero decir, que la calidad no es un problema, no es una ciencia, no es una tecnología, es un estilo de vida, una forma de vivir, que nos puede llevar a dejar de ser considerados por muchas naciones de manera despectiva como TERCERMUNDISTAS.